18 de octubre de 2014

Siete noches con Jorge Luis Borges



3 de agosto de 1977, el invierno acaba de comenzar en Buenos Aires y el genial Borges durante siete noches, realiza siete conferencias en el Teatro Coliseo. Ante un público entusiasta, que abarrota las 1700 butacas del antiguo teatro frente a la Plaza Libertad.

Siete charlas siete, que se registraron en cintas magnetofónicas y que aparecieron en suplementos especiales de un diario porteño.

Todo el mundo en la platea esta expectante y aplaude cuando el escritor aparece de la mano de María Kodama, su secretaria personal, la que sería su esposa pocos meses antes de su muerte. Borges se encuentra en un período de mala salud y ánimo depresivo pero nadie parece notarlo.

En anteriores noches, Borges ha hablado de algunos de los temas que le han apasionado durante toda su vida:
Las conferencias suelen ser, sobre todo si son improvisadas como las de Borges, sueltas, desordenadas y repetitivas. Pero la ceguera le enseñó a Borges a hablar y escribir mentalmente, con claridad y una extraña perfección. La misma que hace que escriba sus poemas con puntos y comas. Por eso, sus conferencias, y éstas en particular, son de una riqueza que supera la de sus libros redactados y corregidos lentamente. Y son la mejor introducción posible a su imaginación, su conocimiento y su arte.

María le acerca a la mesa en el centro del escenario, le ayuda a sentarse, le indica donde esta el vaso con agua y se marcha con el bastón.

Así comienza la última de las charlas, la más personal en la que habla de su ceguera, debida a un accidente que le hizo perder la vista a los 55 años:


Borges es algo más que un escritor. Es el universo encapsulado en una biblioteca, el lugar que imaginaba como el paraíso. Prolífico autor de relatos, ensayos y poemas, nunca de una novela; lector orgulloso de lo que había leído; curioso aprendiz de lenguas muertas y lejanas; dulce conversador de agudo aguijón intelectual. Uno de los eruditos más grandes del siglo XX de reconocimiento tardío, eterno candidato al Premio Nobel, si por eternidad se entiende 30 años de una vida. Una candidatura con la que Borges siempre ironizaba:
"Yo siempre seré el futuro Nobel. Debe ser una tradición escandinava".
Dos años después Borges de este ciclo de conferencias, aceptó reunir todas en un solo libro: Siete Noches [PDF].

Tras salvar las erratas, corregir los errores de transcripción, confrontar las citas, eliminar las muletillas propias de una exposición oral, su colaborador Roy Bartholomew lee, el resultado a Borges. Una y otra vez, cinco, seis y siete veces debió leerle cada párrafo, cada oración, dos o tres veces cada conferencia al acabar Borges dijo:

"No está mal; me parece que sobre temas que tanto me han obsesionado, este libro es mi testamento".


Vía, 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7

Entradas relacionadas en Meridianos:
Emporio celestial de conocimientos benévolos
Los libros en el cine
In Memoriam, Miguel Delibes
積ん読 Tsundoku, o dejar libros sin leer amontonados junto a otros
Una imagen vale más que 500 mil millones de palabras
Pierre Menard, autor del Quijote
¿A qué huelen los libros viejos?
La navaja oculta de Ockham
Los primeros "balbuceos" del castellano
Todos los sonidos japoneses en un poema
Cómo las flores cambiaron el mundo
Un mensaje para dentro de 5000 años
De la cabeza de buey a la letra A

16 de octubre de 2014

Como hacer el mejor ceviche

En Perú el ceviche esta considerado el "plato de bandera" y es mucho más que una receta, es casi una forma de vida, un plato que los peruanos toman muy en serio.



Y sin duda Javier Wong es su padrino ya que ha ganado el premio al Mejor Plato de comida rápida de mundo, reconocimiento otorgado en el "Chowtzer- World's Tastiest Fast Feasts 2014".

Su "secreto" (aunque él afirma que no hay secreto) está en la sencillez. Es casi como un ritual minimalista; que solo necesita el lenguado más fresco posible, limón, cebolla, sal y pimienta, y mucho amor para mezclar.


Entradas relacionadas en Meridianos:
La mejor pizza de Nueva York
Daniel Carasso, el hombre que dio nombre al yogur
La alimentación del futuro
La historia del Mojito
Epigenética ¿Somos lo que comemos?
Historia de Toblerone: El chocolate más famoso del mundo

9 de octubre de 2014

Joseph Palmer, perseguido por llevar barba

Christian Göran, Patrick Petitjean, Johnny Harrington y Benjamin Dukhan famosos modelos barbudos.
Ahora que tener una larga y frondosa barba esta de moda y aquel que la lleva es considerado moderno y/o hipster, nos parece extraño que una persona pueda ser juzgada por el hecho de no afeitarse el pelo de la cara.


Pero en la primera mitad del siglo XIX pocos hombres en Estados Unidos tenían vello facial y aquel que se dejaba crecer la barba era considerado un excéntrico y desaliñado. Sin embargo un agricultor llamado Joseph Palmer veterano de la Guerra de 1812, era de los pocos de su ciudad en tener una larga barba. Apodado "el viejo Judío", a menudo era acosado e interrogado acerca de su insistencia en llevar barba.


En mayo de 1830, Palmer fue atacado por cuatro hombres a la salida de un hotel en Fitchburg, Massachusetts. Armados con navajas y tijeras, los hombres trataron de afeitarle por la fuerza ya que consideraban que su barba era inmoral. Pero el barbudo Palmer se defendió y apuñaló a dos de sus atacantes con una navaja, y por eso fue detenido y acusado de "asalto no provocado". Fue condenado a pagar una multa de diez dólares, más otros cuarenta por la costas del juicio. Y pese a que tenía el dinero, Palmer se negó a pagar. Eso equivalía a admitir su culpabilidad y lo más importante, el derecho a lucir su gloriosa barba.

La tumba del barbudo Joseph Palmer.
Al negarse al abono de la sanción, fue encarcelado durante 15 meses, una excesiva condena agravada ademas, por el régimen de aislamiento en el que estuvo varios meses.

Un periodo que el propio Palmer contó en un detallado diario donde registro las palabras y las acciones de sus sádicos carceleros, las experiencias con los compañeros de prisión, y su firme resistencia a los esfuerzos del Estado y la sociedad para el cambio de sus hábitos y opiniones poco convencionales para la época.

Las primeras semanas tras las rejas estuvo enfermo. Luego fue golpeado varias veces por los carceleros y apunto de morir de hambre. Aislado durante varios meses, y amenazado por otros prisioneros que intentaron cortarle la barba en varias ocasiones, Palmer seguía proclamando su inocencia.

En su cautiverio escribió cartas que pasaba de contrabando a su hijo, epístolas que fueron publicadas en el Worcester Spy y ampliamente difundidas por otros periódicos. Fue así como la historia del prisionero barbudo de Worcester se conoció en todo el país.

A lo largo de su encarcelamiento, Palmer insistió en que era inocente y que pagar una multa, aunque fuera de sólo de diez dólares era admitir su culpabilidad.

El caso de Palmer se convirtió en una vergüenza para las autoridades del condado, que se dieron cuenta de que su pena superaba con creces su "crimen", y por eso enviaron varios comités a la cárcel para convencerlo de un cambio de actitud.

Pero no fue hasta que David Brigham, el juez que le había multado le visitó en prisión, que Palmer cedió. El juez también llevaba una carta de la madre de Palmer, una mujer de mas de ochenta años, rogándole que volviera a casa. El 31 de agosto de 1831, después de más de quince meses de prisión, Palmer pagó la multa y salió de la cárcel.

A su salida de prisión Palmer se interesó en la reforma política y religiosa. También estuvo involucrado en la reforma penitenciaria y fue uno de los primeros abolicionistas. Se unió a la comuna utópica Fruitlands, una comunidad agraria basada en las ideas del trascendentalismo, movimiento filosófico, político y literario estadounidense. Vía intuitiva basada en la capacidad de la conciencia individual, sin necesidad de milagros, jerarquías religiosas ni mediaciones.

La ironía es que en la última década de 1800, se pusio de moda las barbas, y todos los señores notables la llevaban. 


Palmer murió en 1873 a la edad de 84 años, está enterrado en el Cementerio Evergreen en North Leominster y su lápida tiene su barbudo retrato junto con el epitafio: "Perseguido por llevar barba".

Diez años antes de la muerte de Palmer, Abraham Lincoln sería el primer presidente de los Estados Unidos en llevar una barba durante el cargo.

El caso de Palmer fue recogido por el profesor de la Facultad de Derecho de Harvard Zacarías Chafee en un libro sobre la libertad de expresión. Donde refutó los intentos de justificar el encarcelamiento de aquellos cuyas palabras o comportamiento suscitan reacciones violentas en los demás.

Vía 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8.

Entradas relacionadas en Meridianos:
La tumba de Victor Noir, una estatua con una erección post mortem
La última broma de Leslie Nielsen
"Muerte en Venecia" Isola di San Michele
Historia de bigotes
F-91W de CASIO, el reloj favorito de hipsters y terroristas
El sepulcro de un bufón en la Catedral de Barcelona
El lugar donde acaban los reyes: El Pudridero
El mejor funeral de la historia
El sepulcro de la joven Mary Jay

Ser Bloguero, segundo programa

Segundo programa de Ser Bloguero de la cadena SER Ávila donde colaboro una vez al mes.


Una intervención donde hable con Luis Sánchez de la entrada de la invención de las patatas fritas por Santa Teresa de Ávila y la ingeniosa forma que utilizó Federico II el Grande para introducir el cultivo de la patata en Prusia. También hablamos de un espectacular vídeo de la Ruta del Cares grabada desde un drone.


Y para finalizar la historia de una venganza hecha canción, un blues hablado que el gran Johnny Cash, canto frente a los presos de San Quentin en California. Espero que os guste tanto como a mi:




Entrada relacionada en Meridianos:
Ser Bloguero en la Cadena SER de Ávila primer programa

7 de octubre de 2014

Hermosas reacciones químicas en alta definición

Una hermosa imagen de una solución de fosgeno en silicato sódico.

Hermosas imágenes de árboles de zinc con nitrato de plata, sulfato de cobre y sulfato de plomo y precipitaciones químicas que riegan jardines de silicato de sodio.



Estas bellas reacciones químicas son un proyecto de colaboración entre el Instituto de Tecnología Avanzada de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China y la editorial de la Universidad Tsinghua también de China. Un proyecto denominado BeautifulChemistry y cuyo objetivo es llevar la belleza de la química, haciéndola más accesible e interesante al público en general a través de los medios digitales y la tecnología.

Entradas relacionadas en Meridianos:
Dalí y su relación apasionada con la ciencia
oɾɐqɐ ɐɔoq uɐqɐuıɯɐɔ ǝnb sǝlɐɯıuɐ sol
"Todo es flujo" poesía visual de la física de partículas
Levitación acústica
Arturo Duperier, un científico universal olvidado
Fabricando rayos en el laboratorio
El experimento más largo de la historia